Las Nereidas, la belleza del mar personificada

El mar constituye una parte muy importante del imaginario griego, el cual lo dota de toda clase de divinidades y criaturas que explican su belleza y complejidad. Hoy estrenamos sección hablando de las hermosas Nereidas. 

 

Estas gráciles criaturas de la mitología griega simbolizaban todo lo hermoso y amable del mar. Ninfas del Mediterráneo  ligadas eternamente al agua. También representaban los distintos estados del mar, ya que podían ser tan apacibles como terribles. 

 

Diversos autores como Homero o Apolodoro de Atenas han escrito sobre las Nereidas, difiriendo en ciertos aspectos como su número. Hesíodo por su parte afirma que eran 50. Hijas de Nereo, un dios del mar más antiguo que Poseidón, y la oceánide Doris. Su morada se encontraba en las aguas profundas, aunque de vez en cuando subían a la superficie para ayudar a los navegantes, los más famosos de los cuales son los Argonautas. Acudían cabalgando delfines, hipocampos u otras criaturas marinas, con sus voces melodiosas y embriagadoras. 

Se las representa de diversas formas, con túnicas de tela blanca, coronadas por coral rojo y descalzas o con la parte inferior de pez y la superior de mujer, con o sin tridente; en lo que sí coinciden es en su gran belleza.

 

Algunas de las más famosas son Tetis, madre de Aquiles y esposa de Peleo, Anfítrite, según Hesíodo, consorte de Poseidón, y Galatea, amante del pastor Acís, que murió a manos del  Cíclope Polífemo a causa de los celos.

 

Al igual que en las demás culturas del mundo, el agua, de una forma o de otra, siempre es protagonista.   

 

Escribir comentario

Comentarios: 0