Aguas termales, una actividad saludable en familia

A muchos la palabra relajación nos evoca  un momento único de paz rodeados de poco más que agua a una temperatura ideal en la que dejar la mente en blanco y fluir. Cuando tienes hijos parece más complicado poder disfrutar de unas buenas aguas termales, pero no debería ser así, ni mucho menos. 

Es una actividad saludable ideal para realizar en familia, ya que los más pequeños de la casa, sin duda, disfrutaran enormemente. Además de la parte lúdica, también debemos tener en cuenta los múltiples beneficios que puede aportarles. Expertos coinciden en que las aguas termales son un buen remedio para dolencias características en los niños como la hiperactividad, la falta de hambre, el asma o el nerviosismo. Poseen un alto poder analgésico, calmando dolores y atenuando afecciones del sistema nervioso como el estrés. Estimula las defensas de su organismo y su aparato respiratorio. Además, su acción cicatrizante hace mucho bien en la piel de los niños, ya que tienden a herirse y arañarse con facilidad. Por otro lado, es ideal para tratar problemas en la piel como la dermatitis atópica. 

 

Un sinfín de ventajas a tener en cuenta a la hora de realizar una salida en familia. Las aguas termales son sinónimo de bienestar, así pues, encuentra un hueco y vive esta experiencia al máximo con los tuyos.  

Escribir comentario

Comentarios: 0