El agua como terapia. Una alternativa saludable.

Solo tres átomos constituyen al agua. Un elemento de lo más sencillo, y, sin embargo, su importancia es incuestionable. Es vital, de eso no hay duda, pero, muchos no conocen todo lo que es capaz de aportarnos más allá de la hidratación y la higiene. 

 

De un tiempo a esta parte, la acuaterapia se ha extendido mucho y ha recibido una buena acogida. Esta se define como una técnica de rehabilitación acuática. Consiste en realizar una serie de ejercicios terapéuticos, bajo la supervisión de un profesional, con el objetivo de disminuir dolencias y trabajar la musculatura, flexibilidad y postura, entre otras cosas.

 

Existen tres buenas razones para utilizar el medio acuático como entorno para ejercitarse. Quien más quien menos, ha comprobado que en el agua puede adoptar posturas imposibles fuera de ella, de modo que nos otorga comodidad y seguridad. La resistencia natural que presenta el agua es ideal para aumentar la fuerza muscular. Además, favorece la circulación de la sangre y disminuye la presión arterial. 

Es muy amplio el abanico de ejercicios a realizar; entre ellos encontramos de calentamiento, resistencia, flotabilidad y flexibilidad, etc. Y a la hora de llevarlos a cabo se debe tener en cuenta el tipo de patología que se padece, ya que en función de esta escogeremos unos ejercicios u otros. 

Cabe destacar los múltiples beneficios que este tipo de terapia aporta. Ayuda a mejorar la musculatura, la flexibilidad y la postura, otorgando una mayor agilidad y equilibrio, tal y como se ha apuntado anteriormente. Asimismo, está indicado para aquellas personas que sufren estrés o están bajas de moral, ya que el agua favorece la relajación, creando así una sensación de bienestar.

 

Los expertos recomiendan esta práctica a personas con problemas articulares, musculares, circulatorios, cardíacos, de estrés, y discapacidades físicas y psíquicas, entre otros. Aun así, también afirman que existen restricciones, de manera que aquellos que presenten lesiones cutáneas, heridas abiertas o padezcan una enfermedad respiratoria grave, deberían buscar una alternativa a la acuaterapia. 

 

¿Te animas a probarlo? 

Escribir comentario

Comentarios: 0