El tipo de agua sí importa en la lactancia materna 

Aunque la OMS recomienda la lactancia materna hasta los 6 meses, hace unos días se daba a conocer que la lactancia materna prolongada influye en el coeficiente intelectual e ingresos económicos del bebé a la larga. Así es, según un estudio publicado por la revista británica The Launcet este hecho se debe a la composición de ácidos grasos que resultan esenciales para el desarrollo cerebral del bebé.

Pues bien, os enseñamos otras curiosidades que debes saber entorno el período de la lactancia, especialmente en la influencia del agua.


-¿Sabías que la leche materna se compone de entre el 85-90% de agua? Siempre es importante mantenerse hidratado, beber agua e hidratar el organismo a través de la alimentación (hortalizas, frutas, sopas, caldos...). 


-La calidad del agua que ingiere la madre también tendrá efectos directos hacia el bebé, como por ejemplo si el agua ingerida contiene nitratos, ya sea a través de la bebida o los alimentos. Un consumo en exceso, con un elevado porcentaje de nitratos podría desarrollar en el bebé la cianosis o el llamado síndrome del bebé azul por la deficiencia de oxígeno en la sangre.


-La leche en polvo contiene 5mg/L de nitratos, y el agua potable, 25mg/L de nitratos, ambas cantidades reguladas dentro de la ley, lo que ocurre es que en su conjunto contamos con un total de 30mg/L de nitraros en la elaboración de un biberón. La opción más saludables es disponer de agua de mineralización débil, agua sin sodio, nitratos ni ningún otro componente químico que podemos encontrar en el agua, de este modo elaborarás un biberón lo más sano posible con total seguridad y tranquilidad. 

Comparte este post en las redes:

Escribir comentario

Comentarios: 0