Aprendizaje bajo el agua con papá y mamá

El agua estimula la creatividad en los bebés, fortalece el sistema cardiorespiratorio y mejora la coordinación
El agua estimula la creatividad en los bebés, fortalece el sistema cardiorespiratorio y mejora la coordinación

Ofrecer agua de calidad para el bebé es garantía de salud desde temprana edad. Cuidamos de cerca sus primeros pasos, dándole la importancia que merece la alimentación al preparar biberones o papillas con agua tratada. Asimismo, rodearse de agua físicamente ya desde bien pequeño aporta tantos beneficios como hidratarse y llevar a cabo una alimentación adecuada. Nos referimos a la natación para bebés, donde el pequeño se sumerge junto a sus padres en una piscina para potenciar el desarrollo psicomotor y fortalecer el vínculo con sus progenitores.

 

A partir del cuarto mes de vida el bebé aprende mediante el juego a socializarse en un ambiente lúdico, desarrollar habilidades vitales de supervivencia y estimular el equilibro y la autosuperación. El programa acuático se lleva a cabo en una piscina de agua a 34º para bebés de hasta 18 meses, y a una temperatura de 29,5º entre los 19 y los 36 meses .


Rita Casiello, coordinadora de cursos infantiles de natación en el club de fitness Holmes Place, afirma que en los cursos de 3 años, que ya se realizan sin padres, se aprecia notoriamente quién ha hecho natación de bebé y quién no, sobretodo en cuanto a la relación con el medio acuático, la relación con otros niños y la coordinación. 

Comparte este post en las redes:

Escribir comentario

Comentarios: 0