Limpiar los mocos de los niños con agua salada


Aunque ya se avecinan en otoño, es en invierno cuando se acentúan el mayor número de resfriados. Las bajas temperaturas y el descenso de la humedad ambiental fortalecen el virus. Permanecemos más tiempo dentro de los edificios y estos se ventilan menos que en verano lo que favorece el contagio, asegura la Dra. Montserrat Bonet, especialista en Otorrinolaringología y Foniatría. Además, continua, se suma otro factor, el viento, que también favorece que se dispersen las partículas alergénicas. 

 

Los niños representan el sector más vulnerable junto a la gente mayor. Los pequeños son propensos a los resfriados ya que tienen más facilidad de transmisión. Y junto al resfriado llegan los mocos. 

 

La mucosidad en el resfriado

Los mocos son una defensa natural que protegen la mucosa del aparato respiratorio. Si no se limpian adecuadamente, éstos se acumulan, cambian de color y se vuelven más espesos. De modo que pueden llegar a infectarse, como les ocurre a la mayoría de niños.

 

¿Cuál es la mejor manera de limpiar los mocos?

El mejor método es limpiarlos con agua purificada, limpia y un poco salada. Solemos acudir a remedios caseros o usar unas gotas de suero fisiológico en cada orificio, pero no es necesario pagar por agua salada. Te estarás preguntando cómo conseguirlo, pues bien, el agua tratada que proporcionan los equipos de Corsa te sirven perfectamente tras calentarla a 37 grados y mezclarla con media cuchara pequeña de sal fina.

 

El agua osmotizada de Osmotic es segura gracias a la desinfección de la lámpara ultravioleta, por lo que aparte de ser segura para beber agua y cocinar de manera saludable también lo es para la desinfección de mucosas en los niños. Ahora ya conoces una aplicación más de esta revolucionaria planta depuradora!

Comparte este post en las redes:

Escribir comentario

Comentarios: 0