El agua, el cosmético hidratante de invierno

Haga calor o frío, sea verano o invierno, el agua es un aliado en cualquier época del año. En días especialmente calurosos nos saciamos con un vaso de agua debido a la pérdida que sufrimos por el calor y el sudor. Por otro lado, las bajas temperaturas de invierno, los temporales de viento o nieve, propician que partes de nuestro cuerpo también se sientas dañadas, en este caso la piel se seca más a menudo, los labios los notamos más agrietados y el pelo, encrespado (debido también al abuso del secador en invierno).

El agua, el cosmético hidratante de invierno

Para hidratar el frío invierno tendemos, por inercia, a acudir a una amplia gama de productos de belleza. Desde cremas hidratantes, faciales y corporales, hasta mascarillas suavizantes, aceites capilares y champús y tratamientos especiales. Por lo general, éstos suelen tener un efecto momentáneo y superficial por lo que debemos tomarlos como complemento a nuestros hábitos saludables no como única referencia. Aunque si bien es cierto que dichos cosméticos nos ayudarán a sentir nuestro cuerpo hidratado, también es cierto que nutrir la piel desde dentro es la clave para una hidratación prolongada y sana. Seguir una dieta equilibrada con fuente de líquidos e ingerir 2 L de agua nos facilitará, y mucho, una "hidratación doméstica" que está al alcance de todos.

 

¡Tomad nota! Como ejemplo, los zumos frescos y la sandía de verano, son lo que los caldos y las verduras en invierno. Las hortalizas, las frutas y el pescado blanco también son ricos en agua, al contrario de las legumbres y el arroz. Recordad complementarlo con 8 vasos diarios de agua (lo que equivale a 2L) y nos sentiremos más bellas por fuera y por dentro gracias al placer de la buena comida y de un agua apetecible!

 

Comparte este post en las redes:

Escribir comentario

Comentarios: 0