Como mantener a los niños hidratados en verano

Durante los días de calor es importante que los pequeños consuman abundante cantidad de líquido para contrarrestar el efecto de las altas temperaturas y mantenerlos en óptimo estado para realizar todas las actividades al aire libre que tanto disfrutan. Pero para ningún padre es un secreto que los peques no son precisamente activos a la hora de tomar agua por si solos, como puede hacerlo un adulto, por eso  te explicamos cómo mantener a los niños hidratados en verano siguiendo algunos útiles consejos.

1.Los niños tienen la tendencia a beber agua solo cuando sienten sed, el problema es que la sed es uno de los primeros síntomas de deshidratación por eso es importante que, más allá de estos momentos, consuman el líquido necesario durante el resto del día para mantenerse en buen estado y soportar las altas temperaturas del verano.
2.Durante las comidas es importante que los peques consuman agua o jugos naturales en vez de refrescos, que más bien deshidratan, o bebidas azucaradas con pocos aportes a su salud. Esto debe ser una norma si la clave es mantenerlos hidratados.

3.Un vaso de leche es una buena forma de que nuestros niños reciban líquido y nutrientes convirtiéndose en una opción genial para el desayuno o la merienda.

4.Acude a las frutas compuestas en su mayoría por agua que además de refrescar a los niños los hidratará. Algunas de ellas son la sandía, una de las frutas típicas del verano, el melón o la piña . Buenas opciones llenas de beneficios para los más pequeños.

5.Los alimentos también pueden ofrecer un importante aporte de líquido necesario para mantenernos hidratados. Sopas frías como el gazpacho clásico o uno de sandía y tomate son excelentes opciones. Aplica esta idea con cualquier crema fría que sepas que a tu pequeño le agrada

6.Vegetales como el calabacín, el pepino, la berenjena o los champiñones también están compuestos es un porcentaje importante por agua por lo que es recomendable añadirlos a la dieta de los niños en verano.

7.Nunca salgas con los niños sin llevar agua para mantenerlos hidratados mientras están fuera de casa. En especial cuando se encuentran en la playa, jugando en el parque o realizando cualquier otra actividad física, es importante incentivarlos a tomar agua o comer cualquier fruta que les aporte líquido.

8.Para variar podrías de vez en cuando colocar en el vaso de agua del peque una rodaja de limón que le dará un sabor diferente y más fresco.

 

VIA www.salud.uncomo.com



 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0