La administracion publica española ahorraria 50 millones de euros bebiendo agua del grifo

Es automático, en reuniones, entrevistas, encuentros, seminarios, jornadas, en cualquier tipo de acontecimiento celebrado en muchos organismo públicos, te colocan la botellita de agua.

España consume aproximadamente 5.000 millones de botellas por año, 1.000 Millones de euros, entre 100 y 150 litros por habitante, de un agua que cuesta entre 200 y 1000 veces más que el agua del grifo, sin que este claro que tenga mejor sabor ni mejores condiciones higiénico-dietéticas-sanitarias, sobre todo porque felizmente en España se puede beber el agua del grifo lo que no ocurre en tanta ciudad emergente y prepotente con los mayores rascacielos del mundo mundial pero incapaces de dar por sus grifos agua bebible.

No hay estadísticas, ni estudios suficientemente rigurosos, ni en los presupuestos públicos hay un epígrafe para el agua embotellada, pero una estimación conservadora sería la de que la Administración Pública consume entre el 5% y el 10% del total del consumo de agua embotellada de España, si escogemos la menor de dichas hipótesis , tendríamos un gasto de 50 millones de euros por año que obviamente se ahorrarían en su casi totalidad si se consumiera agua del grifo vía jarrita puesta en la mesita.

España, está entre los 5 países mayores consumidores per cápita del agua embotellada del mundo,aquí las modas cuando nos dan, nos dan fuerte y a modernos no nos gana nadie, pero supone también millones de Kg de plástico de los que según estimaciones solo van a vertedero con tratamiento de residuos el 13% , el resto en parques, jardines, playas, calles, plazas, montes, reservas de la biosfera, zonas Naura y Hábitat, parques Nacionales , Naturales Zona Marítimo terrestre y los fondos de los lagos, embalses ríos y del mar y hasta los estómagos de especies protegidas, cada año, mas daño ambiental que un Prestige “Nunca Mais”.

Hacer las botellitas representa un importante consumo energético. Producir un vasito de agua embotellada en envase de plástico, supone emitir como media 185 g de CO2 a la atmosfera, como un automóvil recorriendo un Km, frente a los escasos 0,3g del modesto vasito de agua del grifo vía jarrita en la mesita.

Así es que parece que la opción es clara, por ahorro económico, energético y de contaminación, podríamos volver al grifo y a la jarrita, muchas instituciones en el mundo y felizmente también en España, ya lo han hecho o lo están haciendo lo que también seria Innovación por parte de la Administración Pública , como lo fue el humilde y olvidado botijo que aplicando la termodinámica refresca el agua al extraer su calor para evaporarla y sin hacer ruido, gastar energía o emitir CO2, y así, en la próxima reunión, seminario o jornada, seamos modernos de verdad e innovemos rechazando la plástica botellita y pidiendo, por favor, agua del grifo. 

 

VIA www.iagua.es


Escribir comentario

Comentarios: 0