Las empresas españolas lideran el sector de la desalación de agua

Las grandes protagonistas de que la inmensa masa de agua oceánica, el 97,5% de toda la existente en la Tierra, pueda ser útil para el consumo humano son las empresas españolas, ligadas en su mayor parte a los grandes grupos constructores, Acciona, Ferrovial, FCC o Sacyr. Paso a paso, y de modo silente, se han ido haciendo con un trozo cada vez más grande de la tarta del negocio mundial de las infraestructuras de desalación de agua.

“No es solo que España sea la primera potencia del mundo en desalación, es que nuestras empresas están en los primeros puestos del sector y construyen y gestionan las instalaciones desaladoras más grandes del mundo”, dice Antonio Dorado, consejero delegado de Sadyt, filial de agua de Sacyr-Vallehermoso, con plantas en Chile o Australia. Muy centradas en el mercado doméstico hasta hace poco, estos últimos años no paran de hacerse con megacontratos en los cinco continentes, desde Egipto hasta California, desde Chile hasta Australia, pasando por Israel, considerada, por más señas, una de las potencias del agua en el mundo y en el que Sadyt ganó un contrato en 2009 para construir una planta con capacidad para 270.000 metros cúbicos al día.

Acciona Agua, líder mundial en desalación por ósmosis inversa, construye plantas cada vez más grandes, como la de Bekton, en Londres (150.000 metros cúbicos/día), o la de Adelaida, en Australia (300,000 metros cúbicos/ día), una de las más grandes del mundo, con 1.400 millones de euros de inversión. El 47% de su capacidad instalada (70 plantas) está fuera de España, en Argelia, Arabia Saudí, Venezuela, Italia, Perú, Chile, EE UU o Reino Unido. Cadagua (Ferrovial), con plantas en Marruecos, Chipre o Emiratos Árabes, o Aqualia (FCC), con dos plantas en Argelia y una capacidad total de 300.000 metros cúbicos/día, son otros dos casos punteros. La omnipresencia de las compañías españolas en el sector es tal, que en un concurso para una desaladora en Omán (191.000 metros cúbicos/día), cinco de los siete consorcios que se presentaron eran españoles.

Esto no ha sido casual. Igual que pasó con las autopistas, las empresas se han beneficiado de que España fuera el país pionero en Europa en construir desaladoras. Fue en Lanzarote, allá por 1964.

Es España (pese a que quedan algunas plantas por inaugurar), según el ICEX, el cuarto país del mundo en capacidad de desalación instalada, con unos 3 millones de metros cúbicos por día. “El que seamos uno de los países que más ha invertido en desalación nos ha dado ventajas competitivas”, explica José Antonio Caballero, adjunto a la dirección de la ingeniería Inypsa. “Para ir a los concursos te exigen referencias técnicas, tienes que mostrar lo que has hecho”. Y como la necesidad agudiza el ingenio, una vez llegada la crisis y los ajustes fiscales, estas empresas no han tenido más remedio que buscar negocio fuera. De los cinco últimos contratos obtenidos por Cadagua, tres fueron fuera de España: Chile, Marruecos y Emiratos Árabes.


VIA www.elpais.com


 

Escribir comentario

Comentarios: 0