Expertos aconsejan ingerir entre 2,5 y 3 litros de agua durante el embarazo y la lactancia

El presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), Javier Aranceta, ha presentado hoy un documento elaborado por especialistas del área obstétrico-ginecológica, nutrición y medicina preventiva, en el que se aconseja a las mujeres ingerir entre 2,5 y 3 litros de agua durante el periodo de embarazo y lactancia.

En concreto, el informe va dirigido a profesionales de la salud, especialmente a los de área de maternidad y ginecología, para que tengan directrices "actualizadas" de actuación tanto en los programas de salud materno-infantil como en los de preparación al parto y de educación nutricional en la etapa infantil.

Durante el embarazo es recomendable beber unos 300 mililitros al agua debido a que hay un aumento del volumen plasmático y a que esta ingesta favorece la formación del líquido amniótico, y es que, según ha recordado el presidente de SENC, el 85 por ciento del feto está constituido por agua.

Asimismo, se ha demostrado que una ingesta adecuada de los volúmenes del agua, en las fases de desarrollo del feto, puede evitar la aparición de determinadas enfermedades en el futuro.

Además, el experto ha comentado que el agua no sólo beneficia al bebé durante su periodo de gestación sino que además previene que la embarazada tenga problemas de estreñimiento, de infecciones urinarias o de formación de cálculos renales.

"Todas las personas en todas las etapas de nuestra vida vamos a necesitar beber como mínimo un litro de agua, pero las mujeres embarazadas van a necesitar aumentar la dosis hasta llegar a unos tres litros dependiendo, también, del ejercicio o la actividad diaria que realice la mujer", ha comentado Aranceta.

 

Una vez que la madre ha dado a luz, los expertos aconsejan añadir 700 mililitros diarios de agua sobre la ingesta habitual para garantizar así la salud tanto del bebé como de la madre.

En este sentido, Aranceta ha recordado que el 90 por ciento de la leche materna está compuesta por agua y que es recomendable prolongar la lactancia lo "máximo" posible debido a que es un "seguro de salud para el futuro ciudadano".

No obstante, no sólo es necesario que durante estos periodos haya una adecuada ingesta de agua sino que también resulta importante que la madre tome alimentos ricos en agua como, por ejemplo, fruta y verduras, y suministre al bebé leche y zumos naturales.

En este sentido, el presidente de SENC ha recomendado utilizar agua de baja mineralización. 

Dicho esto, el presidente de SENC ha subrayado la importancia de incrementar las dosis de agua en los periodos de verano y ha recomendado a las embarazadas beber alrededor de un vaso de agua cada hora.

Sin embargo, ha asegurado que durante estos meses del año el niño tiene el suficiente volumen de agua con la leche materna, siempre y cuando el bebé no presente ningún tipo de alteración como por ejemplo, diarrea. En este caso, ha proseguido, sería necesario un complemento de agua.

 

VIA www.diariodesevilla.es

 

Escribir comentario

Comentarios: 0