¿Por qué es tan importante el agua en la lactancia?

Para conseguir una producción adecuada de leche se necesita ingerir entre 2 y 3 litros diarios de líquidos.

La alimentación de la mujer durante la lactancia es tan importante como la que tiene lugar durante el embarazo. En la lactancia, la demanda de energía y nutrientes se ve aumentada, ya que algunos de ellos se destinan a la producción de leche. Por esta razón es necesario llevar a cabo una correcta alimentación, además de abandonar algunos hábitos poco saludables como el consumo de tabaco y de alcohol. Para que se produzca la leche, es necesario que la madre consuma abundantes líquidos y otros alimentos sólidos que contengan suficiente cantidad de agua.

La leche materna contiene un 85-90% de agua, por lo que la madre debe ingerir en cantidad suficiente agua u otros líquidos, para asegurar la producción de leche diaria y mantener una buena hidratación. Se aconseja tomar al menos 8 vasos de agua cada día, considerando además que la dieta incluya en cantidad suficiente alimentos como frutas y verduras, ya que también contribuyen a hidratar el organismo. Se puede alternar el consumo de agua como tal con bebidas tipo infusiones, zumos naturales, caldos y sopas. Se ha de evitar el consumo de bebidas alcohólicas o estimulantes -café, bebidas de cola con cafeína, té, etc.-, puesto que su abuso puede producir inquietud e insomnio en el bebé, o incluso perjudicar su salud.

 

VIA www.consumer.es

Escribir comentario

Comentarios: 0